Buscar este blog

lunes, 23 de enero de 2012

Excursión por Serra Grossa

El sábado convencí a los nanos y me los llevé de excursión, que mejor paraje que la Serra Grossa, la cual la conozco bien por mis sesiones de entrenamiento por ella.

Vuelvo otra vez a sorprenderme con ellos. Mi idea era hacer muy poquito, porque suponía que no iba a llegar a la cima... ni de coña, con un peque de 2 años y medio y el otro de 5... en cualquier momento se plantarían y dirían... papa hasta aquí hemos llegado!!!. 

Así que comenzamos a ascender lentamente por la pista de cemento, conforme ibamos ascendiendo, les iba enseñando las vistas..., los barcos de la bahía, las azoteas de los edificios que se quedaban a la altura de nuestras cabezas y sin darse cuenta, empezábamos a dejar dicha pista, para adentrarnos en el camino de tierra que nos llevaría a la cima de la montaña. Una vez allí, incluso pudimos sendear un poquito hasta llegar a una roca donde pudimos sentarnos a merendar y a contemplar el atardecer.

Conquistando la cima de la Serra Grossa

Después de la merendola, emprendimos la retirada, los peques alucinaban viendo lo pequeñito que se veía nuestro coche desde allí arriba. Esta vez, si tuve que coger al más pequeño a hombros, en el último tramo, pero se lo tubo bien merecido.

3 comentarios:

  1. Ojalá os hubiese podido acompañar . Ruth

    ResponderEliminar
  2. Que monos!
    Cómo molan esos momentos eh?
    Eso SI que no tiene precio

    ResponderEliminar